“¿Acaso no dicen que todos los niños en Cuba son felices? Pues los míos no lo son”

Yanisleidy Bermúdez Pérez
Yanisleidy Bermúdez Pérez y sus hijos. Foto del autor

MIAMI, Estados Unidos.- Yanisleidy Bermúdez Pérez, una joven madre de 27 años, denunció desesperada a CubaNet que ella y sus tres hijos menores de edad se encuentran desamparados por parte de las autoridades cubanas. La mujer, que vivía en una casa rentada la cual los dueños vendieron, tuvo que dormir este 25 de junio a la intemperie con los tres niños, de seis meses, cuatro y ocho años respectivamente.

Bermúdez Pérez, que ahora se encuentra en la vivienda que le prestó por unos días una vecina, también en La Loma de la Candela, en Santa Clara, se lamenta de la poca atención que el gobierno le ha prestado a su caso.

“Por años he ido al Partido Comunista de Cuba, a la Asamblea Municipal y he contactado con trabajadores sociales. Pero nada, no ha habido nada para mí”, lamenta.

Según Bermúdez, el delegado de esa zona, alias El Pescado, afirma que ellos no pueden otorgarle una propiedad porque no tienen disponibilidad. También le negaron ayuda monetaria bajo el argumento de que el país no cuenta con los recursos necesarios.

“Yo no he conseguido trabajo, la Federación de Mujeres Cubanas tampoco me ha ayudado en eso. En el sector privado también ha sido imposible porque tengo muchos hijos que dependen únicamente de mí”, explicó.

“Mi vida día a día es una tristeza: tengo que hacer de tripas corazón para darles un poquito de comida a mis hijos. Se han mantenido gracias a las personas que viven cerca y les regalan cosas”, dice.

“Si antes vivíamos mal donde estábamos prestados ―donde cocinaba hasta con luz brillante (queroseno)― me asusta pensar lo que va a suceder con nosotros a partir de ahora”.

“Quiero que el Gobierno me dé una vivienda sin lujos, pequeña pero digna, para no rodar más con mis hijos. ¿Acaso no dicen que todos los niños en Cuba son felices? Pues los míos no lo son, yo no lo soy, no merecemos vivir así”.

Por ahora, la joven pide una pensión que le garantice al menos el desayuno, el almuerzo y la comida a sus hijos. Uno de los pequeños padece de autismo y otro tiene un soplo en el corazón. Ninguno recibe la atención adecuada, denuncia Yanisleidy.

“No puedo darles todas las comidas que corresponden. Mis hijos van a la escuela con zapatos y mochilas rotos y me parte el alma”, reconoce con pesar.

De acuerdo con declaraciones de los testigos, los propios vecinos ayudaron a la joven y sus tres hijos a guardar las pocas pertenencias que poseían.

Poco después, a través de la activista Yanisbel Valido, residente en Santa Clara, Yanisleidy Bermúdez Pérez logró contactar a CubaNet.

“Hace meses ella viene denunciando su situación. Nos pidió ayuda a mí y a mi esposo, pero lo único que podemos hacer es promover que su caso sea publicado y así el Gobierno se sienta presionado. Ojalá logremos que consiga su propósito. Es muy triste no tener dónde vivir, pero es peor cuando se tiene niños tan pequeños”, dijo Valido.

Hace dos días, la Asamblea Municipal del Poder Popular de Santa Clara le hizo saber a Yanisleidy que en dos semanas ese órgano de gobierno valoraría otorgarle un crédito para la construcción de una pequeña vivienda.

Mientras tanto Yanisleidy Bermúdez Pérez y sus tres hijos están viviendo en la pequeña casa de una vecina. “Se la prestaron por unos días, aunque está inhabitable. No tiene baño, no tiene nada. Además, todavía es como si estuviese en la calle, porque debe salir en unos pocos días y el crédito y la construcción de una vivienda, en caso de que no sean promesas falsas, tardarán meses si no años”, opinó Valido.

Esta es la tercera familia villaclareña que pide socorro por falta de vivienda o por el deterioro de su hogar. Según estadísticas estatales, hay un déficit de 929 000 casas en el país.

Los otros dos casos visibles en este mes son el de Rosa Ramírez Vázquez, también residente de la Loma de la Candela, quien vive con su hijo y esposo enfermos. El otro es el de Ismaray Ramos Pérez, de Caibarién, quien se encuentra durmiendo en la calle con sus hijos pequeños, pese a que ha implorado ayuda del Gobierno.

Foto del autor

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

The post “¿Acaso no dicen que todos los niños en Cuba son felices? Pues los míos no lo son” appeared first on Cubanet.

0 Replies to ““¿Acaso no dicen que todos los niños en Cuba son felices? Pues los míos no lo son””