¿Agricultura minimalista en Cuba?

Miguel Díaz-Canel, Agricultura, Cuba,
Miguel Díaz-Canel con trabajadores de la agricultura (Foto: Cubaencuentro)

LA HABANA, Cuba. – El arroz, los frijoles, el bistec de puerco, el lechón asado y la yuca con mojo formaban el plato tradicional cubano. Todo ello va camino de convertirse en lujo para turistas. El huevo dejó de ser el salvavidas y los frijoles se perdieron con la plaga.

En este nuevo contexto, marcado por la pandemia de COVID-19, comparecieron en la Mesa Redonda del pasado 23 de junio los ministros de Agricultura y la Industria Alimentaria, así como presidente del Grupo Azcuba.

El objetivo de los funcionarios fue comunicar el rendimiento de sus parcelas durante la pandemia y los planes para la recuperación. Detallaron asuntos esbozados por Díaz-Canel en diversas reuniones, pero no anunciaron medidas liberadoras del campesinado ni la disminución del desabastecimiento de productos esenciales.

La producción de azúcar y sus derivados fue decisiva en la economía cubana a través de siglos. Como es usual desde la destrucción de la agroindustria, el presidente de Azcuba, Julio García, no ofreció cifras sobre el resultado de la zafra 2019-2020, en la que es posible apenas haya sobrepasado el millón de toneladas de azúcar.

García expresó que entre junio y diciembre la prioridad de la empresa es el cumplimiento de las labores de producción de caña, pues en los últimos tres años se ha incumplido la siembra.  Anteriormente, esto se achacaba a la sequía, los ciclones y otros fenómenos meteorológicos. Ahora, se añade la falta de combustible.

El directivo abordó las bajas siembras en la campaña de frío, cuya recuperación se espera en la actual campaña de primavera hasta septiembre, simultánea con las reparaciones de los centrales y las labores en la producción de alimentos para consumo humano y animal.

Por su parte, el ministro de la Agricultura, Gustavo Rodríguez Rollero, habló sobre la imposibilidad de elevar la producción de arroz, que cayó en 2019 debido, fundamentalmente, a la falta de combustible, agua y fertilizantes. También planteó la posibilidad de recuperar la masa porcina, golpeada por la insuficiencia de pienso.

La escasez de alimentos en La Habana es la más crítica y hay quejas de la población, manifestó el directivo, pero no anunció solución a corto plazo.  De las 500 toneladas diarias requeridas, solo están llegando entre 70 y 80 debido a las lluvias.

De igual forma, se anunció que el sistema de abastecimiento al turismo, integrado por la empresa de frutas selectas y otras, será restablecido.

Rodríguez Rollero planteó como prioridades de la agricultura incrementar la siembra, la venta y la exportación, así como fortalecer y perfeccionar el acopio, eliminar las indisciplinas y los delitos. También hizo énfasis en los cultivos de ciclos cortos intercalados, la finca integral con hortalizas, viandas, maíz y plátano. Algunas medidas adoptadas durante la pandemia se mantendrán, como el abastecimiento a las comunidades alejadas y a domicilio para las personas más vulnerables y mayores con el sistema de agromóvil y bicimóvil, para lo que han recibido bicicletas.

Rodríguez Rollero recalcó la necesidad de una contratación eficiente con alrededor del 80% de las producciones, para lo cual los directivos del Ministerio y la Asociación de Agricultores Pequeños (ANAP) tienen que ir a las fincas, al surco, “porque ir a las cooperativas no resuelve”. Como novedoso planteó que el productor comercialice directamente en las zonas aisladas, de difícil acceso o de escasa población.

El funcionario pormenorizó los éxitos de la Empresa Agroexportadora Ceballos de Ciego de Ávila, que también tiene una vasta red de minindustrias. Sin embargo, no se divulga que es el resultado de la independencia de gestión, al ser el único conglomerado con permiso para gestionar sus exportaciones, invertir parte de sus ganancias en divisas y elevar los salarios. Tampoco se expone que Ceballos tiene una tradición, que se remonta a su fundación en 1900 por varias familias norteamericanas, con una producción de naranjas que se elevó a un millón de dólares en 1956. Hasta el inicio del Período Especial, se mantuvieron los campos de piña y naranja para la exportación.

El autoabastecimiento municipal se continuará priorizando mediante la Agricultura Urbana, Suburbana y familiar, cuyas cifras nacionales de los patios y parcelas pormenorizó el ministro. La existencia de 808 microindustrias de una persona se presenta como una bondad del actual gobierno. No obstante, la microindustria formó parte de la vida de los cubanos durante siglos, hasta la Ofensiva Revolucionaria de 1968.

Como un éxito, Rodríguez Rollero expuso la nueva celeridad en la entrega de tierras estatales ociosas en usufructo. También expresó que el proceso duraba 114 días, con 10 215 pendientes, y se logró hacerlo de 15 a 20 días entre marzo y junio, período en el que hubo 580 solicitudes, aunque ahora hay 1998 fuera de término.

Sobre el cerdo, la situación es compleja por la carencia de alimentos. A los 20 000 productores se les debe 90 000 toneladas de las 113 000 comprometidas. Ellos han pedido un total de 116 000 hectáreas para producirlos alimentos y se les darán. Además, están solicitando ayuda para la electrificación de las fincas, a fin de cambiar la matriz energética de diesel para el riego, lo cual se está analizando. El Ministerio ha entregado a la industria 6 000 toneladas de carne de las 17 000 toneladas comprometidas. La raza criolla (de piel negra) se está fomentando.

Manuel Santiago Sobrino, ministro de la Industria Alimentaria, planteó como prioridad asegurar la canasta básica familiar normada. Informó que no existen problemas con el abastecimiento de aceite, a pesar del desabastecimiento por incremento de la demanda en las tiendas de venta en divisas.

Según dijo, la harina de trigo para el pan está garantizada y para el verano habrá cervezas, refrescos y confituras de producción nacional. Entre las prioridades del organismo están los aseguramientos logísticos para la campaña de primavera de la leche y el mango,  la pesquería de escama en la plataforma, la acuicultura, elevar la carne en conserva, el encadenamiento productivo con las industrias locales y otros organismos que procesan alimentos, y el reciclaje de envases.

El impago a los campesinos, los controles, las carencias de insumos e implementos, las ataduras a la comercialización y las ganancias desestimulan realizar los grandes esfuerzos del trabajo en la agricultura. La situación de la agroindustria es muy preocupante por ser la fuente de la alimentación de la población.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

The post ¿Agricultura minimalista en Cuba? appeared first on Cubanet.

0 Replies to “¿Agricultura minimalista en Cuba?”