COVID-19 en Cuba: El salto de la contención al relajamiento 

LA HABANA, Cuba. – Después de extremar las medidas de contención en septiembre, el Gobierno cubano aceleró la reapertura del país en octubre. La mayoría de las provincias pasaron a la “nueva normalidad”, mientras que La Habana pasó del toque de queda a la tercera fase de la etapa de recuperación.

El científico Oscar Casanella considera el avance prematuro como “un salto arriesgado” en la política de enfrentamiento a la COVID-19.

“Mi criterio es que la relajación de las restricciones en los territorios afectados debió ser más gradual. Sabemos la necesidad urgente que tiene el Gobierno de abrir las fronteras para reactivar la economía. En el país hay mucho descontento social, la gente está desalentada”, expuso el científico en su resumen mensual sobre el comportamiento de la pandemia de coronavirus en la Isla.

En octubre, los casos importados positivos a la COVID-19 contribuyeron al aumento de la estadística nacional. Los 516 casos positivos activos que iniciaron el mes descendieron al mínimo de 257, hasta culminar el 31 de octubre con el mismo pico inicial de 516 casos confirmados.

Sobre los seis fallecimientos registrados en el mes a causa del coronavirus SARS-CoV-2, Casanella lamentó la muerte de una anciana de 84 años que solo fue diagnosticada tras su muerte.

“El fallo en el diagnóstico temprano deja una deuda con la anciana que falleció, porque la enfermedad fue diagnosticada post mortem. Lo más probable es que un tratamiento efectivo hubiera podido evitar la muerte de esa cubana”.

El especialista en Bioquímica reiteró el llamado de atención sobre la importancia de explotar al máximo la capacidad de realizar pruebas de diagnóstico mediante PCR.
“Existe una forma de detectar al virus: es mediante pruebas diagnósticas. Se había logrado una estabilidad que alcazaba los 8.000 tests diagnósticos, pero bajó a 6.000, y fue a finales de mes que se recuperó la cifra otra vez con más de 8.000 pruebas”.

Otro cambio de protocolos

En septiembre, el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) eliminó la realización del test rápido para diagnosticar los casos de COVID-19. En octubre, la cifra de pacientes hospitalizados varió, debido al cambio en la política del MINSAP con respecto al ingreso hospitalario de los casos positivos activos.

Desde octubre, “los pacientes diagnosticados que no tienen síntomas graves pueden pasar la enfermedad dentro de sus casas”, explicó Casanella, quien catalogó tardía la aplicación de la medida.
El cambio se originó con los nuevos protocolos implementados en los aeropuertos. Al viajero que arriba al país se les realiza una prueba PCR antes de continuar hacia su destino en Cuba, donde deberá mantenerse bajo vigilancia epidemiológica hasta conocer el resultado del examen.

“Debieron haber hecho el cambio del protocolo antes (…). Ahorra recursos al sistema de salud. Es un gasto innecesario ingresar a los pacientes que cursan asintomáticos la enfermedad. En el momento que se aísla a las personas, sobre todo antes de confirmarse el diagnóstico, puede provocar que contagien a otras personas no positivas en los centros de aislamiento”.

Rebrotes provinciales

En el mes de octubre Pinar del Río, Ciego de Ávila, Sancti Spíritus y La Habana fueron las provincias que más aportaron casos positivos a las estadísticas nacionales.

Al cierre del mes Pinar del Río acumulaba cuatro eventos de transmisión y 356 pacientes activos de la COVID-19. El rebrote de casos positivos hizo retroceder al territorio pinareño de la “nueva normalidad” hacia el tope de la crisis epidemiológica. Casanella advirtió que la complejidad de la provincia más occidental radica en la dispersión de sus focos de contagio.

“El nuevo brote en Pinar del Río es muy disperso; por eso vulnera el control sanitario cubano. Deberíamos estar preparados para este tipo de propagación, donde te encuentras casos por doquier sin ningún tipo de vínculo”.

La dispersión de los focos de contagio en Pinar del Río reproduce la misma situación que atravesó Ciego de Ávila en el mes de septiembre.

En La Habana, los municipios San Miguel del Padrón, Cotorro, Regla y Centro Habana reportaron eventos de contagio que ubicaron a estas localidades en la cresta de las estadísticas.

Desde que las autoridades informaron los primeros casos del coronavirus SARS-CoV-2 en la Isla, se han reportado 7.392 casos de contagio y 130 fallecidos por enfermedad.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

The post COVID-19 en Cuba: El salto de la contención al relajamiento  appeared first on Cubanet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *