Ni un mártir más

Desde hace una semana estamos en vilo porque dos cubanos han iniciado una huelga de hambre y sed. A ellos se han unido otras mujeres y hombres del Movimiento San Isidro, que se niegan también a ingerir alimento alguno.

Porque vuestra vida nos es preciada queremos pedirles, humilde pero encarecidamente, que no se dejen morir.

Ni un mártir más.

Los queremos vivos, precisamos de su valor, de todo cuanto son y serán capaces de crear, de todo su amor y, en fin, de su vida en total plenitud.

Quienes están dispuestos a cobrarse esas vidas, para escarmiento de otros o por brutalidad propia, no las merecen. Tampoco las merecen quienes prefieren permanecer impasibles ante vuestra entrega y sacrificio.

Ni un mártir más.

Porque a la cultura de la muerte solo deberíamos responder con nuestra fe y nuestra promesa de vida. Porque ya son demasiadas las cruces y el dolor y la sangre en nuestra historia. Porque, sobre el inmenso camposanto de la Isla de Cuba, nuevas tumbas no harán que por fin crezcan las flores ni que la vida sea más feliz. Porque de la oscuridad de esa muerte no brotará ninguna luz capaz de igualarse a la de vuestras propias vidas, sino ese sordo y enconado rencor que ya nos invade a quienes velamos por ustedes.

Ni un mártir más.

Porque los queremos y nuestra vida sería mucho más triste y desolada sin la vuestra.

Ni un mártir más.

Autores: César Mora / Jorge Ferrer / Iván de la Nuez

La entrada Ni un mártir más aparece primero en El Estornudo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *