Adrián Góngora: El joven tunero que perdió el miedo al régimen

Adrián Góngora Santiesteban (Foto: Tomada de su perfil de Facebook)

LA HABANA, Cuba. – “Me cansé de la represión, de mantenerme callado ante la miseria que vive mi pueblo, ante el abuso; ya le perdí el miedo al régimen”, confiesa Adrián Miguel Góngora Santiesteban, el primer cubano multado este año por el Decreto-Ley 370.

El pasado miércoles 3 de marzo el joven fue detenido por la policía política mientras transmitía en directo por Facebook una cola en la tienda La Época, de la ciudad de Las Tunas.

“Después que me detienen, un inspector de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA) me puso la multa de 3000 pesos, pero yo no la firmé. Me dijo también que tienen un expediente de todo lo que publico en las redes”, indicó Góngora Santiesteban en conversación con CubaNet.

El activista fue multado específicamente en virtud del artículo 68, inciso i, del Decreto-Ley 370, el cual establece como una violación “difundir, a través de las redes públicas de transmisión de datos, información contraria al interés social, la moral, las buenas costumbres y la integridad de las personas”.

Según la periodista independiente Camila Acosta, una de las promotoras de la campaña contra la llamada “Ley Azote” en Cuba, “desde septiembre del pasado año no multaban a nadie por el 370. Adrián es el multado número 31, aunque su multa es la 33, ya que el periodista independiente Niober García Fournier y el opositor Diosvany Zalazar fueron sancionados en dos ocasiones”.

Adrián Miguel Góngora Santiesteban, activistas, represión en Cuba, Decreto-Ley 370
Multa impuesta a Adrián Miguel Góngora Santiesteban (Foto: Cortesía del entrevistado)

“La última multa que tenemos registrada por esta ley que criminaliza la libertad de expresión data del 4 de septiembre de 2020 y fue impuesta al activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) Bartolo Cantillo Romero”, agrega.

Por su parte, Góngora Santiesteban especifica los hechos que lo convirtieron en el primer multado por el Decreto-Ley 370 en 2021: “Primero estaba haciendo la directa por todo el pueblo y luego me fui para la tienda en Moneda Libremente Convertible (MLC). Cuando estaba allí, llegó la patrulla y el oficial que me monta empieza a difamarme y amenazarme diciendo que soy un gusano y que me iba a matar. La señora de los grupos de apoyo encargados de cuidar las colas le dice que me quite el celular y lo rompa porque de la Revolución no se habla mal”.

Cuenta también que los oficiales lo maltrataron verbalmente y lo amenazaron. “Pero yo no les hacía caso ni les hablaba, no se puede mantener conversación con ellos ni rebatirles porque entonces pueden acusarte de desacato; yo los ignoro, que eso les duele más”, apuntó.

Tras el traslado a la estación policial, el oficial a cargo de la detención le provocó una luxación en el brazo derecho.

“Ya cuando me tira para la celda le grita a todo el mundo que yo era un opositor, un contrarrevolucionario, y en el interrogatorio no se cansaron de amenazarme; el mayor Arístides, no recuerdo muy bien su nombre, pero sí su chapa, la 19483, fue el que más me atemorizó”, relata.

adrian gongora1

El joven tunero es técnico en Conformación de Metales, y aunque estudió cuatro años esta carrera, actualmente no la desempeña. Tenía una patente para ejercer el trabajo de dulcero por cuentapropia, pero la entregó “por la necesidad y la carencia a la hora de conseguir los insumos, no aparece nada, y el régimen se aprovecha de eso para desaparecerte por medio jarro de harina”.

“Sé que estas personas (la Seguridad del Estado) son capaces de hacer cualquier cosa, porque son unos tiranos y unos esbirros. Yo sé a lo que están dispuestos, ya me lo dejaron bien claro, me han dicho que si sigo en lo mismo mi vida corre peligro; quieren construirme una causa, y me lo dijeron en el interrogatorio, que les da lo mismo meterme uno o dos años de prisión”.

Esta no fue la primera detención de Góngora Santiesteban. El 5 de febrero de este año ya fue “secuestrado” por un oficial del MININT que es su vecino. “Me llevó para la estación con la justificación de que mi hermano estaba arrestado”, explicó el activista.

“Cuando entro a la casa para coger el celular y hacer una directa llega y me dice que no filme, que solo íbamos a hablar, que me daba su palabra de hombre. Confié en él y me fui, no le dije nada a mi mamá y ellos tampoco le dijeron para dónde me llevaban, me dejaron en una parte del barrio que estaba oscura y a los pocos minutos llegó la patrulla, y sin ninguna explicación me tiraron adentro”, recuerda.

Esa vez le retuvieron su teléfono celular por dos semanas, y aunque no les dio la contraseña no sabe “si lograron entrar o qué hicieron”. “Después de eso ya me han detenido varias veces, la última vez cuando transmitía la cola”.

El joven tunero ya conoce muy bien las consecuencias de oponerse al régimen de Cuba, pero está dispuesto a seguir adelante. “Yo siento tremendo orgullo siendo opositor, defendiendo a mi patria de estos tiranos que engañan y adoctrinan a mi pueblo”.

“Voy a seguir a pesar de que mi integridad física peligre, a pesar de las difamaciones y las amenazas, a pesar de que mi familia me haya tirado a un lado porque la mayoría son comunistas y están en contra de lo que hago, a pesar de que pueda perder mi libertad, que nunca va a ser tal mientras exista esta dictadura”.

Adrián Miguel Góngora Santiesteban, activistas, represión en Cuba, Decreto-Ley 370
Adrián Miguel Góngora Santiesteban (Foto: Tomada de su perfil de Facebook)

Adrián Góngora Santiesteban, conocido también como Adriano por sus amigos más cercanos, creció en el seno de una familia humilde. “Mi vida siempre ha sido siempre así, nunca he llevado una vida de clase alta o media, y esa es una de las cosas también que me impulsan a la lucha, la carencia y la penuria en la que vivimos”.

A pesar de que se había mantenido en silencio por el miedo a expresarse en un sistema totalitario, al comenzar la pandemia de COVID-19 en Cuba decidió denunciar los abusos que se cometían contra su pueblo tunero. “He visto que el régimen no te deja alcanzar nada y uno se tiene que estar volviendo loco buscando (cómo vivir), todo lo que quieren es multarte y apresarte por cualquier simpleza”.

“El régimen cubano no ayuda a su pueblo”, también destaca. “Establecen tiendas a las que la mayor parte de la población no puede acceder por no tener la moneda en la que venden los productos; y para colmo, suben los precios pues, aunque también haya un aumento de salario, no hay una correspondencia entre estos”.

Góngora Santiesteban asegura que solo le pondría fin a su lucha “el día que no haya más dictadura en Cuba, el día que el comunismo se extinga, el día que no haya más represión contra el pueblo, adoctrinado por más de 60 años”.

“Percibo que cada día somos más quienes nos juntamos a la causa; creo que el pueblo ya está despertando. Somos una nación con una historia de lucha muy linda y trascendente, hijos de héroes como Vicente García Aguilera, el León de Santa Rita, y tenemos que hacerle honor”.

“Y no solo debemos unirnos como pueblo, sino también entre los mismos opositores. Entre hermanos de causa no debe haber ataques, ni difamación; esas balas debemos dirigirlas contra la tiranía. Tenemos que estar unidos porque el verdadero enemigo y la verdadera causa es la dictadura castrista”, termina.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

The post Adrián Góngora: El joven tunero que perdió el miedo al régimen appeared first on Cubanet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.