Da pena Guille Vilar

LA HABANA, Cuba. ─ Alguna vez, hace años, por sus muchos conocimientos sobre música, admiré a Guille Vilar y le agradecí por compartir sus saberes con nosotros. Gracias a sus escritos y sus programas de radio y televisión –y también a Humberto Manduley,  Juan Camacho y Ernesto Juan Castellanos─ pudimos conocer e informarnos de lo mejor del rock.

Todo aquello que nos mostró el Guille –como cariñosamente le llamábamos─ en su programa de Radio Progreso, en las páginas de El Caimán Barbudo y en el folleto “Entre cuerdas” fue bien a finales de los años setenta, cuando empezaban a amainar las prohibiciones sobre el rock que estaban vigentes ─aunque no hubiese una ley al respecto─ desde hacía casi 20 años. Eran, básicamente, las mismas prohibiciones que ahora Guille Vilar se empeña en decir que nunca existieron.

Cabe señalar que el personaje de marras no pierde oportunidad de negar denodadamente que los Beatles y el rock estuvieran prohibidos en Cuba. Si acaso, acepta que hubo prejuicios e incomprensiones, pero las justifica alegando que se debieron a “la hostilidad del gobierno norteamericano contra la revolución”. Fue lo que hizo la noche del pasado 1ro de abril en el programa televisivo “La pupila asombrada”, dedicado a comentar  “Rompan todo”, la serie de Netflix aún no estrenada en Cuba que pretende contar la historia del rock en Latinoamérica.

Más que pena daban asco y ganas de vomitar los argumentos de Guille Vilar. Escucharlo balbucear, conforme y resignado, que los cubanos pudimos disfrutar el rock cuando llegó el momento oportuno, porque antes no lo permitieron las condiciones históricas (las agresiones, el bloqueo… bla bla bla).

Así, Guille Vilar, en calidad de invitado y en unos pocos minutos, le ahorró el teque a Karen Brito, Iroel Sánchez, Omar Valiño y Fidel Díaz Castro ─los anfitriones del programa─, que no tuvieron que volver a repetir sus monsergas acerca de la penetración ideológica, la guerra cultural, etc.

La moraleja del programa fue que pese a los problemas que hubo en Cuba, mucho peor la pasaron, con las dictaduras militares, los rockeros en Chile y Argentina. Y ya. Con eso aspiran a que perdonemos, o mejor aún, que olvidemos, los consejos disciplinarios, las manchas en el expediente escolar, las escuelas de donde nos expulsaron por diversionismo ideológico, los discos que nos quitaron, las fiestas de donde la policía nos sacó a empujones, las melenas cortadas, las noches en los calabozos.

Tarde, cuando casi termina el guateque, y muy a pecho se ha tomado  Guille Vilar su rol de alabardero del régimen. Recientemente, a raíz de las protestas del 27N frente al Ministerio de Cultura y del video de Patria y Vida, publicó nada menos que en el periódico Granma, órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC), un comentario donde acusaba a los artistas contestatarios de querer   provocar  una invasión norteamericana.

¿Pretenderá Guille Vilar, con eso del golpe blando y las instrucciones del manual de guerra no convencional del ejército norteamericano, competir con  Humberto López?  Da pena. Es patético. ¡Quien lo ve y quien lo viera!  ¡Cuanta ridiculez y abyección!

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

The post Da pena Guille Vilar appeared first on CubaNet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.