El juego de los dólares: una movida absurda y abusiva

LA HABANA, Cuba. – Los temas económicos no son mi fuerte. Menos aún cuando se trata de la economía del castrismo. Pero nunca un asunto económico ha resultado tan contradictorio y confuso para mi comprensión como el sorpresivo anuncio de que a partir del próximo 21 de junio en los bancos cubanos no se podrán hacer más depósitos en dólares norteamericanos.

Decididamente, el régimen castrista siempre supera mis expectativas, no solo en cuanto a su maldad, que es proverbial, sino en la lógica de sus actos, cada vez más disparatados. Como esta desdolarización, o no sé cómo rayos llamarla. Justifican la medida alegando que el estado cubano tiene un exceso de dólares y que, debido al bloqueo norteamericano, cada vez le es más difícil emplearlos en transacciones financieras internacionales, que, por demás, generalmente hacen en euros u otras monedas desde hace años. ¿Y van a reducir ese exceso dando un plazo -como un rescate de secuestradores- para obligar a los cubanos a que en menos de una semana ingresen sus dólares en los bancos? ¿Por qué, si les van sobrando y no tienen cómo maniobrar con ellos, quieren, a la carrera y a la cañona, recaudar más dólares?

Como decimos en buen cubano, la lista no juega con el billete. ¿Tantos dólares había y ni en los aeropuertos los canjeaban a las personas que iban a viajar? Con tantos dólares como dicen que disponían, ¿por qué no los vendían a la población en las casas de cambio a la tasa oficial de 24×1 para que pudiera adquirir los productos más básicos que no pueden comprar con la muy devaluada moneda nacional en que cobran sus salarios y pensiones?

Sabemos que el hambre y las vicisitudes del pueblo no les interesan, pero, ¿los sesudos de la economía castrista no se darán cuenta de que, entre otros problemas, van a generar mucha más inflación? ¿Hasta dónde van a aplastar las finanzas del cubano de a pie? ¿Hasta dónde nos van a sumir en la indigencia?

Si lo que pretenden es hacer que baje la cotización del dólar en el mercado negro, seguramente conseguirán lo contrario. Porque no creo que haya muchos incautos prestos a dejarse estafar una vez más por el facineroso Estado cubano.

Muchos, la mayoría, guardarán sus dólares en espera de ver qué pasa. Y tal vez no tengan que esperar mucho. La medida es provisional, así que no dudo que pronto, cuando los mandamases hayan rapiñado suficientes dólares, le den marcha atrás. Con los bandidos nunca se sabe…

En cuanto a los inversionistas extranjeros que tanto añora el castrismo y trata de atraer , la señal que les están enviando –y el reforzamiento del corralito financiero que anuncian- es de inestabilidad, desesperación y pánico.

Con esta medida abusiva y chantajista, otra más de una larga lista, los mandamases pretenden redoblar la extorsión a los cubanos en el exterior, principalmente en los Estados Unidos, que buscarán el modo, aunque les cueste más, de enviar dinero a sus familiares en Cuba para ayudarlos a subsistir. Aunque sepan que ese dinero sus parientes no lo podrán tocar, ni siquiera lo verán, porque irá a parar a las arcas del estado, que se los cambiará por una tarjeta para comprar –largas colas mediante- en las llamadas tiendas por MLC donde cada vez son menos y más caros los productos.

Los militarotes-empresarios de GAESA, en su desesperado pulseo por no perder el control de las remesas, usan a las familias cubanas como rehenes. Si el régimen castrista quisiera resolver el problema del envío de las remesas, bastaría con que responsabilizara de su manejo a organismos civiles. Esa sería el modo de destrabar el nudo. Pero prefieren seguir culpando al bloqueo, para presionar y chantajear, a costa del hambre de los cubanos. Solo que se les está yendo demasiado la mano con el apretón.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

The post El juego de los dólares: una movida absurda y abusiva appeared first on CubaNet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.