Financiamiento desde el exterior: la gran encrucijada de la sociedad civil cubana

Durante más de 60 años, la posición política de plaza sitiada le ha servido al régimen cubano para justificar no solo su existencia, sino sus métodos de represión. Con la excusa de un enemigo omnipresente y eterno, cualquier libertad es abolida en nombre de la supervivencia del sistema que, según el discurso oficial, se mantiene en un perenne pie de guerra. En términos jurídicos, Cuba parece vivir en un invariable estado de excepción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *