La “batuqueada” bayamesa

(Foto: La Demajagua)

GRANMA, Cuba. – El único alimento seguro al alcance de los bayameses es la cerveza “batuqueada”. Bautizada así por el batuqueo que recibe dentro de los termos en que la conducen a los cerca de 30 puntos de la ciudad y zonas aledañas donde se expende, el espumoso líquido se ha convertido en una especie de maná del cielo ante la escasez de carnes, viandas, frutas y hortalizas en este territorio oriental.

Por su presencia fiel -pese a la pandemia de coronavirus y las excesivas restricciones, multas, decomisos y enjuiciamientos por parte de la policía y cuerpo de inspectores- su aparición en las calles es como un grito de “Al combate, corred, bayameses” que los convoca, no a salir a enfrentar a los españoles como en La guerra de los Diez Años, sino a enfrentar el tedio y el hambre que la cuarentena y la batalla contra el desabastecimiento.

Cansados de aguardar por la lluvia de viandas prometida por las máximas autoridades  bayamesas en el programa televisivo territorial Frecuencia 12, los nacidos en la Cuna de la Nacionalidad Cubana, a horcajadas sobre “motorinas”,  bicicletas, cativanas y coches tirados por caballos, persiguen a la batuqueada igual que las tropas de Jesús Rabí, sumadas a las del general Antonio Maceo, lo hicieran tras los convoyes de españoles que, bajo el mando del capitán general Arsenio Martínez Campos, avanzaron desde Cauto embarcadero y Manzanillo para escenificar La Batalla de Peralejo.

Reconcentrados frente a los quioscos de la calle 20 del reparto Siboney -no a la fuerza por el Conde de Balmaceda-, sino por su propia voluntad y con los deseos de olvidar la ausencia de frijoles, boniatos, yucas y “fongos” en este suelo patrio, los granmenses se lanzan jarra en ristre y en zafarrancho de combate contra el termo de batuqueada. A batacazo limpio la consumen a sorbos, en espera de otro que nunca tarda en llegar.

Estos y otros mambises bayameses del Siglo XXI, que desde las diez de la mañana y hasta bien entrada la noche se mueven en otros frentes como el barrio de Tamayito, Mabay y Viviendas campesinas, al dirigirse a sus casas miran con sorna o escepticismo las colas que comienzan a formarse frente a las placitas –agro mercados- y otros establecimientos sin saber qué ofertarán al día siguiente.

Los cerca de treinta agros para vender viandas y hortalizas se encuentran desolados desde hace varios meses, y sólo moscas y algunas ratas son visibles en las tarimas. Lo mismo se ve en el interior de las “carnicerías”. No hay ni huevos.

Para una anciana bayamesa, nunca se había visto un desabastecimiento igual al de hoy. Para jóvenes como El Nene, trabajador de la construcción, o Elisardo, mecánico de motorinas, “esto no hay quien lo salve”. Siempre las autoridades buscan un pretexto que puede ser el exceso de lluvia, la sequía, el paso de un huracán y el bloqueo, para justificar la ineficiencia y la improductividad estatal en un territorio netamente agrícola.

Los campesinos de la zona, sujetos a imposiciones y controles que les impiden obtener una ganancia justa se niegan a producir, y cuando tratan de comercializar los productos del agro que cosechan apenas sin recursos, son perseguidos, decomisados sus viandas, frutas y hortalizas, y expuestos públicamente como un mal ejemplo.

“De Granma, la victoria”, dice uno de los pírricos lemas oficiales pintados en paredes y desvencijados ómnibus de la ciudad, cuando la realidad es que no hay nada que comer ni triunfo que celebrar. Y si aún la canción La Bayamesa, de Céspedes y Fornaris, arroba el espíritu de la población, no hay dudas que “La Batuqueada” se ha convertido, para los bayameses de hoy, en un canto que no es lírico ni patriótico, pero los salva del tedio y la inanición.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

The post La “batuqueada” bayamesa appeared first on Cubanet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.