Mi amiga Iris Ruiz podría tener cáncer

LA HABANA, Cuba. – ¿Qué se puede hacer cuando una amiga, que acaba de perder a su madre, te dice que posiblemente tenga cáncer en el endometrio y que la doctora que debía atenderla no le responde sus llamadas porque podría haber cedido a las presiones de la Seguridad del Estado? 

El sangramiento incontrolable que mi amiga Iris Ruiz, actriz y miembro del Movimiento San Isidro (MSI), me contó que tenía hace más de un año, se ha complicado con dolores insoportables. Ella prefirió callar e intentar evadir el cerco policial al que fue sometida toda su familia durante el acuartelamiento en la sede del MSI.

“Mary, no pudimos dormir nada. Ayer Amaury se pasó toda la noche pasándome la mano. Los dolores que estoy pasando y los sangrados son horribles”, me dice en un mensaje de voz después de hacerme esperar por la repuesta casi todo el día. Solo me responde cuando tiene una tregua. Los dolores se ensañan en la noche, pero durante el día, cuando apenas se mueve, siente que algo le hinca en el bajo vientre. 

Esos dolores nocturnos también indican que las medicinas que mandó Mirita, una amiga y parte de OMNI-ZonaFranca, tampoco están haciendo el efecto que se espera de un analgésico. 

A principios de marzo un ultrasonido determinó que Iris padecía una hiperplasia endometrial. La ginecóloga lo confirmó con la exploración física que le hizo y le ordenó un legrado para biopsia endometrial este 31 de marzo. Sin embargo, desde hace casi una semana a la preocupación de la enfermedad se ha sumado el silencio de la doctora que debía practicarle el legrado diagnóstico, como es conocido el procedimiento en Cuba.  

“La doctora no ha aparecido más”, me dijo ayer medio sofocada por el miedo que sé que debe sentir aunque no lo diga, aunque siga teniendo espacio para la sonrisa. 

Hoy (este miércoles) debía ser el procedimiento. No me responde el teléfono. Debe estar mal como hace unos días que me mandó un mensaje diciéndome: “No me puedo levantar, estoy mal, más fatal que otros días”. 

Un día, mientras iban a la consulta en el Hospital de Maternidad de Línea, descubrieron que los perseguía Yordan, el oficial de la Seguridad al que le ha sido asignado el acoso de la familia. Ese día no los dejaron pasar al hospital por el supuesto protocolo de enfrentamiento a la COVID-19. Lo cierto es que los esperaba una patrulla. 

Aunque aún le falta la placa del tórax, varios especialistas coinciden en que se puede tratar de un cáncer endometrial. En ese punto, le huyo al recuerdo de mi profesora de Gramática, que se fue envuelta en dolores y que solo encontraba alivio cuando su hijo se le subía encima y le hacía presión en el vientre. Mi amiga tiene seis hijos y es una mujer valiente que, cuando la miras a los ojos, la ves llena de vida. Así que las estadísticas esta vez tienen que fallar. 

Dice Laritza Diversent, la directora de Cubalex, que privar a los activistas de acceso a la medicina “es otro método represivo” de los menos denunciados y que ya ha sido aplicado contra otros activistas. Iris “está expuesta porque una en Cuba no tiene la posibilidad de acceder a un tratamiento independiente. Esto es una técnica de tortura. No hace falta que te maten. Tienes miedo a la enfermedad y tienes miedo a que te maten o que te pase lo mismo que a Laura Pollán, que entró (al hospital) y no salió, o que empieces un tratamiento y que te pase lo que a Omara Ruiz Urquiola o a su hermano Ariel”.

Iris tiene mi edad. Iris tiene 40 años todavía. Soy testigo de que no se ha descuidado. Han sido meses de resultados de análisis demorados, de represión, de callar porque los amigos están poniendo el cuerpo frente a la dictadura.

Iris es mi amiga y de verdad que no sé qué hacer cuando me dice que posiblemente tenga cáncer, en un país donde no hay pastillas, donde los hospitales están sucios, donde los médicos pueden saltarse el juramento humanista que hicieron por la presión de la Seguridad del Estado y abandonar a sus pacientes. Y lo que es peor: que la ginecóloga aparezca ya coordinada, haga una mala praxis y no veamos más a Iris.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

The post Mi amiga Iris Ruiz podría tener cáncer appeared first on CubaNet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.