¿Volveremos a tomar leche y comer carne de res?

GUANTÁNAMO, Cuba. ─ Recientemente, medios oficialistas ofrecieron información sobre las nuevas medidas dispuestas por la dictadura para tratar de reanimar el sector agrícola, sumido en una profunda crisis. El paquete de 63 medidas, según expuso en la Mesa Redonda el vice primer ministro Jorge Luis Tapia Fonseca, es fruto del intercambio de autoridades cubanas con un nutrido grupo de productores de todo el país.

Por décadas los campesinos cubanos han estado clamando por la introducción de cambios radicales en la organización y estructura de la producción agrícola y ganadera y  sus reclamos no habían sido escuchados a pesar de haberlos expuesto en congresos de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) y en cuanta reunión sobre el tema se ha celebrado. Ahora Tapia Fonseca considera que haber dado este paso  “demuestra el carácter democrático, socialista y participativo del Gobierno con los campesinos”.

Y como si no dijera una vergonzosa perogrullada que sirve para retratar la ineficacia económica del régimen, reconoció que “la Agricultura cubana no logra satisfacer las necesidades de la población”.

Algunas de las medidas

Entre las medidas se encuentran las siguientes:

-Disminución de las tarifas eléctricas aplicadas a los campesinos

-Contratación directa del servicio eléctrico con el productor

-Reducción del precio para el uso del agua subterránea de $17.50 pesos a $7.50

-La contratación del servicio de agua también se hará directamente con el productor

-Se establece que la base productiva pague solo el agua que consume realmente. (Al parecer antes se le cobraba por una cantidad estimada).

-Reducción de un 20% de la tarifa para el uso de la aviación en la producción de arroz.

-Reducción de los precios a los piensos nacionales para la producción porcina en un 60%.

-Se disminuye el precio de los bio productos en función de la revisión de las fichas de costo.

-Se dispone una política de aplicación de precios duales: Centralizados para las entregas de productos a la industria, el consumo social, las dietas médicas y el sistema de alimentación a la familia y descentralizados en cuanto a los dirigidos a los gobiernos locales.

-Constituir fondos en los bancos, por parte de las cooperativas con capacidad financiera, en pos de otorgarles a sus asociados garantías de financiamiento para el capital de trabajo y su desarrollo.

-Incrementar y diversificar los servicios del Seguro que constituyan una garantía real de compensación a los productores en las condiciones actuales.

-Garantizar una póliza que cubra los principales riesgos (plagas, enfermedades y fenómenos meteorológicos extremos).

-Aplicar el precio de $9.00 pesos por litro de leche para estimular el cumplimiento y sobrecumplimiento del plan de entrega mensual a la industria y al comercio minorista, en las condiciones actuales, en correspondencia con el contrato.

-Mantener el precio de $7.50 pesos por litro de leche de vaca cuando se incumpla el plan de entrega.

-Autorizar la venta liberada de leche y sus derivados, a partir del cumplimiento de indicadores establecidos por la ganadería y el plan de entrega contratado.

-Diferenciar los precios máximos de acopio por categorías de ganado bovino (vacuno y bufalino) en el campo, con destino a la industria o a mataderos autorizados.

-Autorizar a los productores agropecuarios que cumplan requisitos de calidad e inocuidad de los alimentos la comercialización de forma directa de carne de ganado menor en la red minorista en pesos y divisas.

-Autorizar la comercialización de carne bovina y el autoconsumo a los productores, después de cumplir el compromiso con el encargo estatal, y siempre que garanticen que no haya decrecimiento de la masa ganadera.

-Priorizar, en la política de comercialización, que los productores agropecuarios y cooperativas de forma independiente o conjunta, después de cumplir sus contratos, arrienden establecimientos para la venta minorista de sus producciones y la de terceros.

-Ampliar la nomenclatura de los productos autorizados para su venta directa por las empresas, UEB, cooperativas y productores agropecuarios al turismo, con un respaldo de liquidez que cubra al menos los costos.

-Autorizar las ventas directas por las empresas, UEB, cooperativas y productores agropecuarios en las tiendas que operan en pesos y divisas.

Las inocultables dificultades

Además de informar sobre ese paquete de medidas tanto Tapia Fonseca como Meisi Bolaños Weiss, ministra de Finanzas y Precios se refirieron a las dificultades existentes en el sector, destacando las siguientes:

-Improductividad

-Poca capacidad de riego (7.2%) para las áreas cultivables.

-Acumulación de impagos al sector productivo. (Se trata de un fenómeno negativo de larga data denunciado reiteradamente por los campesinos. A estos se les obliga a pagar puntualmente por los insumos y servicios que brindan las empresas estatales mientras que estas reciben los productos agrícolas, los comercializan, obtienen ganancias y demoran excesivamente en pagar a los productores. Al cierre del mes de febrero existían 43 millones de impagos a los campesinos).

-Limitado acceso a inversiones.

-Poca aplicación de la ciencia y la técnica.

-Limitaciones en la red de servicios públicos a las comunidades agrícolas.

-Migración del campo a las ciudades.

-Envejecimiento poblacional de las comunidades rurales.

Sin embargo, ninguno de los dos altos funcionarios mencionó la principal dificultad que lastra el desempeño del campesinado cubano y es que este no es verdaderamente el dueño de sus tierras al no poder decidir libremente qué va a cultivar.

¿Nos tomaremos el vasito de leche y comeremos carne?

Si las nuevas medidas dan resultado quizás dentro de un año podremos comprar carne en los mercados a precios menos abusivos, aunque el crecimiento exorbitante de los precios parece haber llegado para quedarse, algo que conviene mucho a los productores e intermediarios.

Hace más de una década Raúl Castro nos prometió un vasito de leche que hasta ahora ha resultado inalcanzable. Ahora, algunos  comienzan a entusiasmarse, como alguien que esta mañana en la cola del pan espetó de sopetón: “Parece que  volveremos a comer carne de res legalmente y que mi nieta podrá tomar leche antes de ir a la escuela” y sólo recibió como respuesta las miradas escépticas de los presentes.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

The post ¿Volveremos a tomar leche y comer carne de res? appeared first on CubaNet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.